domingo, 1 de febrero de 2009

Boiling Point (Parte I)

Me siento enfadada, simplemente esto no puede seguir así, siempre ha sido lo mismo desde que era pequeña. Reglas, prohibiciones, un ambiente tenso donde no se me permite hacer nada. Eso no ha cambiado con la edad, ni con las responsabilidades. Cada día tengo más cosas por hacer y ocuparme yo sola de ellas y sin embargo no me deja el tiempo ni me da la oportunidad de tomar mis propias decisiones. Pareciera que a todo me equivoco. Yo siempre he querido a estudiar psicología, entender como funciona la mente humana, las enfermedades mentales y esas cosas. Después hacer una especialidad en criminalística, siempre he sabido que es lo mío. ¿Qué pasa cuando decido irme a estudiar a León? Ella se opone, decide que no es lo más conveniente, piensa que sólo quiero ir a ponerme borracha, cogerme a medio mundo y salir embarazada. Es cierto que me gusta una que otra fiesta, pero tampoco es para vivir como ella lo quiere. Encerrada todo el día, sin hablar con nadie. Carajo, incluso estoy dudando, las niñas ¿en verdad me llaman la atención? O Sólo será que es por que casi sólo puedo compartir con ellas.

Recuerdo ese tiempo en León, era genial. Dormir tarde, levantarse tarde, estudiar un poco, pero casi todo el tiempo pasándola bien, con mis amigos y sobretodo con él. Lo amé de tal manera como creo que no podré amar a otra persona, lástima que las cosas se dañaran tanto entre nosotros y que él no me amará tanto como yo a él. Aún así, podía hacer lo que quería, dormir tarde, tomar, fumar o a veces simplemente escuchar mi música. Además como dije, lo tenía a él, en ese tiempo lo hacíamos dos o tres veces a la semana. Quiero que alguien me diga si encuentra un mejor remedio al estrés, por que hasta ahora, nada como lo que él me hacía sentir. En fin, eran buenos tiempos y cuando presenté el examen de admisión, ¡lo pasé!

Ahí estaba yo, en un momento de los más importantes en mi vida: inscribirme, vivir en León, estar con él, alejarme de casa. Luego todo se vino a la basura. Por el rechazo de mi dulce amor y la lejanía con él, comencé a buscar a M. M sólo era uno más, me hacía sentir agradable, me gustaban algunas de sus cualidades y servía para pasar el tiempo. Pero mi ella conoció a M y ahí fue donde todo se jodió: Prohibido irte a vivir a León, me vale madres que hayas pasado a la carrera, aquí también existe y quiero poder vigilarte, mientras yo te mantenga tienes que hacer lo que yo diga, así que o te aguantas o te pones a trabajar. Así perdí la oportunidad más grande de mi vida.

¿Sabes una cosa? en esos momentos me di cuenta que quería matar a mi madre.

2 comentarios:

Wikernes dijo...

Auch... creo que es momento de preguntar ¿eres chico o chica?

Anónimo dijo...

Orale...
no lo habria pensado

Quien es M??