jueves, 21 de febrero de 2008

Espirales (inodoros)

Hay momentos en que el pasado viene detrás de ti. Como un excusado tapado, que por más que jales la palanca la mierda no se va, incluso la situación se torna peor y la porquería comienza a resbalar por los bordes de porcelana, ensuciando tu piso, derramándose bajo tus pies. Sientes como vas pisando por un lado y otro y a cada momento caes más en ese charco inmundo. Estás a punto de desesperarte, de mandar todo a volar hasta que al final recuerdas que existe el destapacaños. Con un par de bombeos, tu excusado queda libre, la mierda se va y con un trapeador puedes resolver todo el problema. Y tus preocupaciones se van en un espiral de agua…

Necesito un destapacaños.

3 comentarios:

Pequeña Saltamontes dijo...

Yo necesito más que un destapacaños...

Wikernes dijo...

Me ha gustado mucho tu escatológica comparación. Muy profunda.

Eco dijo...

Demasiado profunda, con decirte que llega hasta el drenaje.

Gracias por leerme, que bueno que te guste.