domingo, 3 de enero de 2010

Regreso a Casa


El taxi se detiene frente al callejón mientras la lluvia sigue cayendo en pequeñas pero constantes gotas, tengo que bajar la cabeza mientras recojo mis maletas para evitar que se mojen mis lentes, con un poco de dificultad rodeo el automóvil y paso entre la caseta telefónica y la pared de los vecinos por un resquicio de escasos 40 centímetros donde después de un par de golpes y empujones logro pasar para subir por las escaleras del callejón. Son sólo 14 pasos, son sólo tres maletas.

Sacar las llaves, escoger la adecuada, lograr que entre por la cerradura de la puerta: esa es la verdadera aventura. Cuando logró abrir la puerta exterior ya comienzan a dolerme los dedos en los cuales se encajan las bolsas de la comercial mexicana, además tengo que luchar por mantener el equilibrio mientras la mochila que tengo en un costado se mueve hacia delante, resbalándose por mi brazo, sigue la puerta intermedia que es aún más divertida que la anterior pues cuando está suficientemente oscuro no se ve la chapa, que es de cruz y en la cual la llave tiene que entrar en el ángulo correcto. Para ser alguien tan metódico como yo, el durar más de un minuto en abrir una puerta significa que he fracasado.

La puerta intermedia me toma 58 segundos, sin contar que me faltan 6 escalones para llegar a la puerta interior. Esa es fácil, sólo son dos cerraduras, mover las cortinas (que sirven como mosquiteros), luego la puerta, encender las luces y voalá, ya estoy en casa. Después de eso, sólo dejo las maletas en el sillón, guardo los comestibles en el refri y subo a mi cuarto para estar frente a la computadora, al menos así no me siento tan solo.

Después de estar tanto tiempo sin publicar nada, por fin decidí regresar a lo básico, una plantilla decente y sencilla, con únicamente los gadgets que necesito y dos columnas no más. Es como regresar a casa, ver que lo que escribes es lo que necesitas y sólo eso. No me importa quien me lea, no me interesa que sea un sitio rentable. Sólo me gusta por que es mi hogar. Ecofilia, lugar digno para vivir.

1 comentario:

C.Sibylle d' C. dijo...

Siempre me agrado tu blog así y del otro modo... de algún modo me las arreglé para colarme por una esquina de tu ventana y ver un poco de ti a través de esta página... Saludos