sábado, 18 de agosto de 2007

“No te piques la nariz”

“No te tires pedos en la mesa”

“No hables con la boca llena”

“No estés pensando cochinadas”

“No eructes”

“No te toques ahí”

“No vas a salir con tus amigos”

“No tienes permiso de salir esta noche”

“No comas tanto”

“No veas pornografía”

“No mojes al perro”

“No te subas a la silla”

“No te sientes en la mesa”

“No escupas en la calle”

“No te estés tocando ahí”

“No mires así a tu prima”

“No te pelees con tu hermano”

“No chilles”

“No seas Maricon”

“No veas así a la mesera”

“No veas así a tu maestra”

“No estés soñando tanta cochinada”

“No estés de depravado”

“No me estés molestando”

“No prendas la tele”

“No uses el teléfono”

“No entres ahí”

“No estés tanto tiempo en el baño”

“No te sigas agarrando ahí”

“No seas cochino”

“No te rasques en la mesa”

“No te huelas las axilas”

“No estés dejando pelos aquí”

“No repruebes materias”

“No le respondas a tus maestros”

“No te comas mis chocolates”

“No estés de flojo”

“No te piques la panza”

“No seas como tu tío de pinche huevón”

“No seas grosero”

“No te tires pedos en mi cuarto”

“No molestes a tu papá”

“No estés de flojo en casa”

“No estés de vago en la calle”

“No me estés chingando”

Contando que el “No” nuestra mente no lo registra tan fácilmente como el resto de la oración, no me queda más que decir “Gracias Mamá”

1 comentario:

Pequeña Saltamontes dijo...

Jajaja...

Eso que dices sobre el "no" explica muchas cosas.

Sobre todo, por qué con cada negativa nos llenamos de más coraje para hacer las cosas.